Balthus en el Museo Thyssen

Hoy se ha inaugurado en el Museo Thyssen Bornemisza la exposición sobre Balthus, en la que he tenido la suerte de participar escribiendo el guion de la audioguía. Los procesos de escritura de los materiales interpretativos de la exposiciones son siempre diferentes y, por encima de todo, muy gratificantes para quienes nos dedicamos a ello, más que nada porque nos ofrecen una enorme posibilidad de aprender.

En este caso, además, fue un proceso de trabajo conjunto con el equipo del museo y, en concreto, con el conservador Juan Ángel López, que no sólo se encargó de proporcionar materiales para la documentación y revisar el trabajo final, sino que participó de manera directa en el enfoque creativo y redactó algunos de los comentarios de las obras. De hecho, si visitáis la exposición con audioguía, podréis escuchar cómo esos comentarios están grabados por él mismo.

Durante el proceso, trabajamos con muchísima información y distintos tipos de textos que quisimos incluir como cita, para enriquecer el contexto de la creación de las obras, mostrar otras perspectivas, la intención del artista o las reacciones que provocó. Algunas eran palabras del propio artista; otras, textos literarios a los que sus cuadros y su intención, de manera directa o indirecta, hacían referencia; también, alusiones de contemporáneos, otros creadores y artistas, su viuda… La única desventaja de contar con tanto material, además de sentir la falta de para revisarlo todo con la calma necesaria, es que se hace imprescindible seleccionar.

Así que se me ha ocurrido incluir aquí algunos de esos fragmentos textuales que se quedaron fuera.

Por ejemplo, La toilette de Cathy es uno de los cuadros más interesantes. En él, el artista se retrata junto a su primera esposa, Antoinette. Pero la escena que conforma está tomada de Cumbres borrascosas, la novela de Emily Brontë. Balthus interpretaba su propia relación amorosa bajo el mismo signo dramático y terrible que marca a los personajes de la novela. Y, en esta pintura, representa el momento en que el protagonista, a solas en su habitación, invoca el espíritu de su amada. Para Balthus, la mujer se aparece como una ensoñación en el momento del aseo, motivo que repetirá en infinidad de ocasiones a lo largo de su trayectoria.

La toilette de Cathy

La toilette de Cathy, 1933

Para contar esta historia, seleccioné este fragmento de la obra de Brontë, que finalmente se descartó:

Se subió a la cama, abrió violentamente las hojas de la ventana y mientras las empujaba hacia fuera, estalló en un apasionado llanto sin control.

—¡Ven, ven! —sollozaba—. ¡Vuelve, Cathy, vuelve otra vez! ¡Escúchame, amor mío, corazón mío, Catherine, por una vez óyeme al fin!

El fantasma dio muestra de las veleidades propias de su condición, no dignándose a comparecer. Pero la nieve y el viento irrumpieron en torbellino hasta donde yo estaba y apagaron la vela.

Otra obra literaria por la que Balthus tuvo siempre una especial inclinación fue Alicia en el país de las maravillas y su continuación A través del espejo y lo que Alicia encontró allí, de Lewis Carroll. El vínculo con su creación no sólo se basaba en la representación de la infancia, tan presente en la pintura de Balthus, o en la influencia que recibió de las ilustraciones clásicas de los libros infantiles. Además, el artista reflexionaba sobre la evasión a través de la lectura, como le ocurre a la propia protagonista de la novela y a las adolescentes que pinta en sus cuadros. El espejo, por otra parte, es un motivo recurrente que sirve, no sólo para contemplarse, sino para imaginar mundos paralelos que podrían servir como una especie de «campo de pruebas» para la vida, en ese momento tan extraño que es la adolescencia. Por eso, se me ocurrió vincular el arranque de esa segunda parte de la serie con esta obra.

Los buenos tiempos

Los buenos tiempos, 1944-1946

…voy a contarte todo lo que yo pienso de la Casa del Espejo. En primer lugar, está el cuarto que ves en el espejo y que es exactamente igual que nuestro salón, salvo que las cosas están a la inversa. Si me subo a una silla, puedo ver todo el cuarto menos la parte que está detrás de la chimenea. ¡Oh, cómo me encantaría ver ese trocito! ¡Y qué ganas tengo de saber si en invierno encienden allí el fuego!

La naturaleza de estas pinturas de niñas y muchachas jóvenes siempre se ha puesto en cuestión y ha llegado a generar polémicas muy recientes que, quizá, en esta época nuestra ya carecen de sentido. El escenario, el contexto social, en el que fueron creadas estas obras no es el mismo que el presente. Y, de hecho, cuando Balthus hacía su trabajo era plenamente consciente del rechazo que podía provocar y su repercusión. No sólo se exponía sin miedo a ello sino que, al pintar algunas obras de juventud, lo buscaba con ahínco como una manera de despertar conciencias. No era el caso de los retratos de adolescentes. En ellos, como este de Thérèse, lo que quería representar era otra cosa bien distinta, que explica en sus memorias.

Therese

Thérèse, 1938

Mi obra, pinturas y dibujos en los que abundan las niñas desvestidas, no responde a una visión erótica que me convertiría en voyeur (…), sino a una realidad profunda, aleatoria, imprevisible e incomprensible que podría así liberarse y revelar su naturaleza fabulosa, su dimensión mitológica, un mundo onírico que descubriría sus mecanismos (…). De lo que se trataba era de acercarse al misterio de la infancia, a su languidez de límites imprecisos. Lo que yo quería pintar era el secreto del alma y la tensión oscura y a la vez luminosa de su capullo aún sin abrir del todo. El pasaje, podría decirse, sí, eso es, el pasaje. Ese momento indeciso y turbio en que la inocencia es total y en seguida dará paso a otra edad más determinada, más social.

 

Esta entrada fue publicada en Arte, Escritura, General, Museografía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s