En buena hora llegamos a Almería

En buena hora llegamos a Almería mis versos, mis dibujos y yo, para hacernos libro. Allí el manuscrito fue premiado por la Facultad de poesía José Ángel Valente, coordinada por Raúl Quinto e Isabel Giménez Caro. Y allí se forjó este poemario ilustrado, gracias al trabajo de edición de Miguel Gallego, para abrir la colección Librería del Desierto, editada por la Universidad de Almería. Y en esa ciudad nos reencontramos todos el pasado 26 de abril.

Después de un viaje en tren y autobús que preferiría no recordar, y tras un par de horas de descanso para recuperar fuerzas, la primera parada del día estaba precisamente en la Casa del Poeta, donde acudí con Raúl Quinto e Isabel Giménez Caro. Allí atendimos a los medios y dejamos, como testimonio, esta breve entrevista para InteralmeríaTV, a partir del minuto 23:37.

A continuación, los coordinadores de la Facultad tuvieron ocasión de explicar con más detalle la nueva página web de la institución, que estrenaban ese mismo día y había sido diseñada por la realizadora Lola Parra. Quinto además detalló las novedades del premio de poesía José Ángel Valente, presentando las bases de la convocatoria de 2017. Por nuestra parte, Gallego y yo hablamos del libro, comentando cómo surgieron los primeros poemas, qué línea temática siguen, qué motivos escogí para las ilustraciones y cómo fue el proceso de edición.

Más tarde, y antes de acudir a la feria del libro, el equipo coordinador de la Facultad tuvo la gentileza de acompañarme en una visita guiada por la casa. La azotea de Valente nos acogió y nos zarandeó las ideas con los vientos del Mediterráneo. Ahí queda la prueba. Y la Alcazaba, contemplando a nuestra espalda.

FOTO-2-ABRIL-27-PRESENTACIÓN-LIBRO-ALMUDENA-LÓPEZ-FACULTAD-VALENTE

Ya en la Feria, tras el pregón inaugural, presentamos el libro y tuve ocasión de leer algunos poemas y firmar ejemplares. Dori no lo sabe, pero ella fue la primera desconocida en adquirir el libro y pedir que le firmara un ejemplar para ella y otro para su amigo Paco. Así que ahí quedara para siempre en mi memoria.

A pesar del agotamiento del viaje y otros inconvenientes, a pesar del frío para el que no había previsto ropa adecuada, tengo que agradecer las atenciones y la calidez de Isabel y Raúl, la voluntad de la Facultad por organizar este evento y darme la oportunidad de mostrar mi trabajo y acercarlo a los lectores, por darle cuerpo a ese libro que empezó un día, con un verso resonando en mi cabeza.

Ojalá nos reencontremos pronto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritura, General, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s