Flecha

Tú has vivido todo eso
que no recuerdas ya.
Fuiste flecha en movimiento
y suspendida en el aire
a cada instante.
Y yo no veo más
que hierro romo
comido de óxido
y ardor extinguido,
derribado ya sin punta
sobre el descampado,
incapaz de enderezar
la madera podrida
para hacer camino al arsenal
donde todo tiene un uso y un valor.
Tú has vivido disparado.
Y yo, que jamás despegué
los pies del suelo,
no consigo atisbar
tu trayectoria,
imaginar
cómo pudo llegar a este lugar
esa flecha arruinada,
incapaz ya del dolor
más que por accidente.
Y por más que te mire con ojos
de hermana pequeña
y te piense
triste juguete inofensivo,
nunca sabré como tú
lo que es volar.

Esta entrada fue publicada en General, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s