Primavera

Las estaciones, los ciclos vitales, tienen sentido: hay un tiempo para esperar, para dejar descansar la tierra, para sembrar, para mimar cada brote y para recolectar los frutos. Este final de invierno que se alarga y este principio de la primavera que apenas se siente, que parece una primavera norteña de cielos empañados barridos por el mistral, ha venido cargado de poesía. Los versos me están brotando en la boca y tengo la fortuna de comprobar cómo la gente se asoma a contemplar sus colores y aspirar su aroma. Y ver esas miradas de comprensión y disfrutar esos momentos compartidos es alimento para el alma, semillas nuevas.

Todo esto para decir que estoy recitando y me está agradando la experiencia, en contra de mis expectativas.

Escribo poesía «desde siempre», desde que era muy pequeña: no recuerdo el momento de escribir mi primer poema, pero sí recuerdo haber encontrado mis primeros versos en un cuaderno que utilizaba en 2º de EGB -aunque puede que los versos no fueran contemporáneos al uso del cuaderno, todo sea dicho. El cultivo de este género ha sido siempre secundario entre mis ocupaciones. Y al cursar el Máster de Escritura Creativa me convencí de que no era para mí, de que no tenía talento suficiente para desarrollarlo, ni imaginación ni poder evocador; de que soy demasiado racional y analítica, demasiado sota-caballo-rey y de que mi capacidad en la escritura solo me daba para ese tipo de construcciones, de sujeto-verbo-predicado, en una secuencia lógica de acontecimientos. En fin, de que debía enfocarme a la narrativa.

Desde entonces, es cierto que ha habido un goteo de poemas, inconstante e inconsistente. Siempre escaso. Pero este mes de enero de 2016 pasó algo que lo cambió todo: mi querida Valme me regaló un cuaderno mágico. Y desde aquel día, durante dos meses, estuve escribiendo poemas sin parar. Dice el archivo de Word donde los he ido copiando que son más de 13.000 palabras, en más de 2.600 versos y 93 páginas. Muchos versos tendrán como destino la papelera, claro está. Pero era necesario escribirlos para llegar a esos otros que sí sirven para ser compartidos.

Un día, en febrero, acudí a un recital en la Casa del Libro de Sevilla, organizado por Pepe Iglesias y Concha Romero. Ambos me animaron a participar en el siguiente recital que organizasen, aunque todavía no estaba convencida. Más tarde fue Álvaro Prados quien por primera vez me lanzó una invitación formal para un evento más bien informal, una lectura relajada y entre amigos al sol de una azotea. Así que en marzo participé en dos recitales: el primero, el Día de la Mujer, en la Casa del Libro; y el segundo, el 19 de marzo, en La Garrapatería. En ambos casos muy bien acompañada.

Garrapatería

En La Garrapatería

Ayer leí por tercera vez en un evento privado, que yo sentí como semipúblico. Privado, porque era el cumpleaños de una amiga. Y semipúblico, porque estaba ante gente que no conocía, una vez más. Pero en esta ocasión, mis sensaciones ante la recepción de la lectura fueron diferentes. En los dos primeros recitales, leía delante de gente que había acudido a propósito y por gusto a escuchar poesía, lectores habituales que querían escuchar poemas con un mensaje claramente feminista, recitados por sus amigos y conocidos. Aquí tuve un público inesperado, que no sabía que había preparado una lectura para mi amiga y que probablemente no tiene costumbre de acercarse a la poesía. Y, lo mismo parece que exagero, pero tuve la experiencia de realizar, no ya un acto poético, sino político. Por primera vez, tuve la sensación de que la palabra tenía esa capacidad transformadora que tantas veces he oído mencionar a algunos.

Ahora solo espero que el viento fresco y la lluvia de primavera, que la calidez de los primeros rayos del sol, que el destino de esas tardes cada vez más largas, haga su trabajo. Y sigamos floreciendo, brotando y compartiendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Primavera

  1. Pingback: Primavera de libros | aletreo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s