Paraíso

No hay héroes que llorar
en mi paraíso.
Me peino y miro al río.
El agua va rodando
haciendo hueco al pedernal.
Los seres de ultratumba
rescatan sus miserias
de bolsillos ajenos
y tiemblan de vuelta
al cielo rojo.
El aire ha dejado ya de verme
y no me importa.
Asciendo sin querer
en el espejo
del canto de los pájaros.
Al fin.
En buena hora.

Esta entrada fue publicada en General, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s