La relatividad del tiempo

Un minuto para mí.
¿Y el resto para quién?

Me alquilo por horas a cambio
de una vida tranquila, una nevera llena,
una escapada a la playa en fin de semana,
una visita a la mezquita azul
y un masaje en el spa,
donde alquilo el tiempo de otros.

¿Y aún no sabes ver lo que te ofrezco
cuando te busco y te llamo y te escribo
y te leo y te lleno la nevera
de besos, de fruta, de miel y limón,
y te pido que me nades más allá
de la orilla, que me cojas las olas
y me mires fijo, al centro de la cúpula azul
de mi mezquita cóncava?

Esta entrada fue publicada en General, Poesía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La relatividad del tiempo

  1. Uuuuuu… “tu mezquita cóncava”. 🙈🙊🙉

    • almudenalopezmolina dijo:

      Jajajaja… Como le decía a Laura recientemente, cada uno es responsable solo de lo que escribe. Ya de la interpretación, se encarga cada lector 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s