Cuando el mal acecha

Tonterías que me dicen
cuando el mal acecha.

Está la que no lo sabe
y sonriendo me piropea:
«¡Qué delgadita te estás quedando!».
Está la que sin haberme visto
en años asegura que estoy
«más guapa que nunca».
«El maquillaje…». Luego
está quien intenta
ser gracioso y no le sale:
«Yo me haría una peluca
para no peinarme nunca».

Pero luego estás tú
que te ríes de mí,
que me frotas el billete de lotería
por la cabeza
para desearte suerte.
Acurrucada en tus chistes
no me da miedo la muerte.

Esta entrada fue publicada en General, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s