Metafísica y cubitos de hielo

Te deshielas y eres líquido.
Y si te recojo entre las manos y me esfuerzo,
si consigo retenerte y calentarte,
si te cojo y te tengo,
quizá pueda hacer de ti vapor
y respirar tu esencia. Y sin embargo,
de vuelta al congelador
no eres más
que un cubo, una estrella, un pez,
el perfil de una figura en serie,
plástica y mecánica,
sin otro fin que animar el fondo
de una copa de licor.
Ya has sido cubito de hielo
en otra copa, antes, muchas veces.
Hagamos libaciones en honor
de los dioses que somos nosotros.

Esta entrada fue publicada en General, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s