Por qué contratar a un guionista en plantilla

Si tienes una empresa de producción de contenidos audiovisuales, esto te puede interesar. A no ser que, además de propietario trabajes en tu empresa como guionista, seguro que más de una vez te has preguntado si es preferible contratar a un autónomo o tener a un trabajador en plantilla con contrato laboral. Probablemente habrás pensado que te sale más económico un autónomo -o un freelance, que queda más moderno llamarlo así. Pero esa idea puede estar equivocada. Como empresario, seguramente entenderás mejor las cuestiones económicas que otro tipo de razones, así que voy a intentar explicártelo poniendo al señor € en el centro de todo.

  1. En una empresa de producción de contenidos, el guion es parte esencial de tu imagen de marca. De cara a tus clientes, para conseguir más contratos o ganar concursos públicos, te conviene que esa imagen de marca sea sólida, consistente. Que tus contenidos tengan un estilo reconocible. Esto solo se consigue con un equipo estable. Si tu guionista es freelance, puede que hoy esté contigo y mañana no. Puede que ese guionista que ha hecho un gran trabajo no esté disponible para ti próximamente. Puedes decepcionar a tus clientes y perder contratos, es decir, dinero.
  2. Los plazos suelen ser un campo de batalla constante en la producción de contenidos. Para agilizar la producción, nada mejor que un equipo estable que se compenetre y responda rápido. Eso implica que estén contratados en plantilla, trabajando en un mismo espacio, conociéndose a la perfección. Así podrás hacer frente a todos los encargos que te lleguen y no dejar pasar ni una oportunidad de ganar más dinero.
  3. Como empresario, quieres que tus productos triunfen. Es decir, que los contenidos que produces, se vendan bien. Sabemos que una parte esencial de esa venta pasa por la aprobación del guion por parte del cliente. A veces, ese proceso de aprobación se extiende con correcciones, idas y venidas, hasta la pesadilla. Eso agota a los clientes. ¿Sabes por qué ocurre? Efectivamente, porque el guion no es de calidad. ¿Y cuándo hay más probabilidades de que ese guion no sea de calidad? Cuando el guionista no es suficientemente creativo o no tiene ganas de trabajar, de innovar. Y te dirás… «¡Vaya pedazo de vago he contratado!». Pues no necesariamente. Te aseguro que cuando llevas 30 días trabajando sin descansar ni uno solo, sin festivos ni fines de semana, es muy difícil ser creativo o innovar. Esto les puede ocurrir con frecuencia a los autónomos, un par de meses sin parar y luego, otro par de meses de sequía y desesperación, pensando en la muerte por inanición. Si lo tienes contratado en plantilla, no tendrás estos problemas: tu guionista estará más descansado y deseoso de hacer bien su trabajo.
  4. Imagina que has encontrado un filón: un guionista de esos que agrada siempre a tus clientes y te garantiza las ventas. Es decir, te hace ganar dinero. ¿Quieres que trabaje solo para ti? La única manera de garantizar eso es contratarlo.
  5. Otra cuestión que suele preocupar en las empresas de producción de contenidos es la innovación y el conocimiento. Poder ofrecer a los clientes el último producto, casi desconocido aún por la mayoría de los mortales, es un estrategia de venta bastante habitual. Para eso necesitas un guionista que esté a la última. Pero si es freelance lo más probable es que tenga que compaginar su actividad como guionista con las tediosas e incómodas tareas de comercialización de su trabajo. No tendrá tiempo de apuntarse a ese curso maravilloso de vete tú a saber qué o de investigar sobre ese asunto tan interesante que le has propuesto. Si está contratado en plantilla, no solo tendrá tiempo para ampliar su formación, sino que te puedes beneficiar de una bonificación.
  6. Como empresa productora de contenidos te va bastante bien: tienes unos clientes fijos que periódicamente te encargan trabajos. A su vez, derivas la realización de los guiones correspondientes a uno o varios guionistas freelance. Esos guionistas te cobran cada guion a un precio fijo, independientemente del tiempo que les lleve elaborarlo. Un precio que, sumando a final de mes, sale más caro que una contratación en plantilla. Te dices a ti mismo que no es así, que se trata de un caso puntual porque este mes, por casualidad, se han acumulado encargos. Pero sabes que no es verdad: cuando sumas al final del año, te das cuenta de que estás pagando por tus guionistas lo mismo que pagarías si tuvieras a uno contratado en plantilla. Y eso, sin disfrutar de todas las ventajas que he expuesto antes. ¿Merece la pena?

Ahora bien, distinto sería si tu principal actividad no fuera la producción de contenidos, si esos trabajos fueran marginales en tu empresa, si no le dieras importancia o no consiguieras contratos gracias a ello. ¿Es así? ¿Necesitas más motivos? Si te apetece, cuéntamelo en comentarios y lo debatimos.

Esta entrada fue publicada en Escritura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s