Arte y náusea

Tu mirada me espanta con el canto
de un reactor nuclear junto a una fábrica
de infiernos. Desastre sutil
el del retrete
convertido en fontana
convertida en retrete hasta la náusea.
El verbo poético
en tu voz narrativa.
La prosa regurgitada
en tu vida abúlica.
Desoyendo los aullidos de la posmodernidad,
vieja roedora de olvidos.
Lejos, allá lejos, allá dentro
se libra una batalla
en el alma. Gana la falacia.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s