Satélites, Capítulo 0

Estoy escribiendo una novela.

Confieso que no es la primera vez, que he tenido otros intentos más jóvenes, más apasionados. Confieso que he llegado a escribir sin planificar, sin saber nada de escritura, sin más experiencia que la de teclear sin mesura, acariciando las eses, apretándome contra las emes y las eñes, porque no había más remedio que hacerlo así. Hubo un par de esas…

Confieso, también, que he querido esconderme en los brazos de esa novela que no era para mí. Que me susurraba cada noche: «lo sabes, sabes que no te convengo». Y confieso que en el fondo sabía por qué lo hacía, sabía que estaba huyendo. Porque la novela que sí era para mí me aterrorizaba. ¡Me iba a exigir tanto!

Y confieso que, finalmente, he tenido la valentía de lanzarme. De empezar este proyecto, con menos ilusión que necesidad. Porque es como aquellos vaqueros de las películas del Oeste que se arrancaban una flecha del pecho: no les ilusionaba lo más mínimo hacerlo pero era necesario, claro.

Y quizá por eso, tengo que confesar todo esto. Tanta agonía no es sana y conviene ir despacio, siendo consciente de cada paso, con el coraje suficiente ir avanzando, a pesar de las ganas de salir corriendo en sentido contrario. Conviene ser honesta y ser sincera, escribir sin engañarse.

Esto es peor que empezar a hacer flexiones después de un año en el sofá. Permitidme que lo cuente, al menos como desahogo. Al menos para saber que no estoy sola, que hay otros escritores locos por ahí sufriendo igual, soñando igual. Permitid que os lance mis dudas y mis desvelos.

He empezado a hacerlo en Twitter, porque una publicación en esta página, más de 140 caracteres, era demasiado para mí. Día a día, según me dolían los abdominales, los bíceps o los abductores, lo iba contando.

He creado una etiqueta para no perderme. Y pensando en el yo del futuro que querrá recopilar la experiencia y decir: «¡Eh! Al menos lo he intentado». Y la he llamado #SatélitesCapítulo0, porque la novela se llamará Satélites. Y este es el Capítulo 0.

Esta entrada fue publicada en Escritura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s