La app de Newcastle: Hidden Newcastle

¿Os imagináis cómo debía ser Newcastle en el siglo XIX? Bueno, yo no he tenido la suerte de conocer la ciudad en el XX; ni siquiera, en el XXI, de momento. Pero descubrir su app, en funcionamiento desde marzo de este año, me ha dado muchas ganas de ir. Y este es el primer punto a favor de esta aplicación: anima a la visita.

De hecho, lo hace con un recurso muy simple, pero poderosamente interactivo. Como ya he escrito en otras ocasiones, la interactividad no tiene por qué significar una gran inversión económica. Más bien, se trata de invertir mucha imaginación. En la app de esta ciudad, llamada Hidden Newcastle, hay varios ejemplos que muestran cómo la creatividad fomenta la interactividad.

En primer lugar, no ofrece una lista de sitios de interés, como cabría esperar, sino que se abre con una relación de personajes, bajo el título “Historias”. La app se posiciona así, no como una guía de visita al uso, donde lo que marca el recorrido es la geografía, sino como una herramienta para que la ciudad nos cuente sus historias. Al pulsar el nombre de cada personaje, encontramos una pequeña introducción de cada relato. Pero para seguir leyendo… ¡Debemos estar allí! Hay que ir a Newcastle, buscar cada lugar e introducir su código en la app para saciar la curiosidad. Bien jugado, amigos creativos.

Captura de pantalla de la app

Por otra parte, la aplicación incluye una sección llamada “Voces”. Al pulsar, lo que vemos es un grupo de fotografías del siglo XIX. Pero al escoger cada imagen entendemos por qué este apartado recibe el nombre de “Voces”. Como pie de foto, podemos leer un texto que, como una voz del pasado, nos cuenta una historia. Son mensajes muy breves, apenas una o dos frases, de no más de 20 palabras en total. Y sin embargo, resultan tremendamente evocadores: cada texto, unido a la imagen, compone un auténtico microrrelato que sugiere o invita a dejar volar la imaginación.

Pero eso no es todo. Quizá lo más curioso está en la trastienda, en la manera que se empleó desde Newcastle para producir esta sección de la app. Cada texto es de un escritor diferente, que participó y resultó ganador de un concurso a finales de 2012. Para convocar este concurso, Newcastle seleccionó fotografías de su archivo y propuso a los participantes que escribieran pies de fotos creativos. Debió ser un gran éxito, porque el resultado es inmejorable. ¿Os imagináis cómo funcionaría una iniciativa similar aquí? Los editores no darían abasto.

Además de los apartados “Historias” y “Voces”, la app dispone de un mapa, para el que es necesario tener activado el GPS y estar en la ciudad, por lo que me ha sido imposible probarlo.

La cuarta y última sección, además de la clásica pestaña de información sobre el producto, lleva el título “Noticias” y ofrece recortes de prensa del XIX. Se trata principalmente de noticias inquietantes, acontecimientos extraños o historias curiosas, como la que habla de la aparición de perros locos en la ciudad, advirtiendo a los vecinos que mantengan a los suyos en casa, porque de lo contrario correrían riesgo de ser “eliminados” por las fuerzas del orden. O aquel anuncio de una cocinera, que comunicaba el inicio de su negocio, ofreciendo salchichas, morcillas y cabezas en conserva, imaginamos que de algún animal.

El resto de historias de la aplicación, tanto las bloqueadas como las creadas por los escritores, las evocadas por las fotografías, componen esa imagen de un Newcastle oculto, misterioso, insólito y extravagante, bajo una capa gris de normalidad industrial. A ello contribuye el diseño de la app, sencillo, pero efectivo, mostrando los nombres de los personajes protagonistas de las historias en marcos que evocan placas identificativas de un archivo documental y que nos invitan a abrir. En un contexto como este, la novela gótica tan próxima a ese tiempo y lugar, casi nos parece literatura realista.

A pesar de todo, la aplicación tiene aspectos mejorables, como la navegación o el idioma. La primera es muy simple, casi rudimentaria, obligando al usuario a usar con frecuencia el botón “atrás”. Respecto al segundo, no termino de entender por qué solo se ofrece la aplicación en inglés. ¿Es que no quieren turistas de otros sitios? ¿O es que consideran que todos deben dominar el idioma?

Esta entrada fue publicada en Museografía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s