Pelea de series: HIMYM vs. Big Bang

Todo aquel a quien le guste el cine y la televisión convendrá conmigo en que la calidad en la narrativa audiovisual de Hollywood actualmente no está en la grande, sino en la pequeña pantalla. Evidentemente, podemos empezar a citar series míticas como The Wire o The Sopranos. También podemos a sacar a relucir los atributos de ficciones contemporáneas como Homeland. Pero aquí una está un poquito cansada de aguantar en la vida real penas, sufrimientos y tensiones. Así que procuro no ver ninguna de esas series, por buenas que sean o mucho que me puedan aportar. Lo siento: lo dejaré para otros momentos menos tensos y sufridos. Ahora mismo, mi máxima es: ¡solo comedia!

Así que tengo menos donde elegir. Porque, sinceramente, ¿alguien ha sido capaz de ver algún capítulo de Two and a half men o 2 broke girls sin sentir vergüenza ajena?

Mis confortables bastiones de ficción televisiva, agradable y sin muchas pretensiones más allá de entretener son How I met your mother y Big Bang Theory. Supongo que ambas son capaces (o al menos lo han sido) de ofrecer el mismo nivel de diversión. Ambas parecen inteligentes y cuentan con personajes carismáticos. Es decir, juegan en la misma liga, por lo que se prestan a comparación. Pero en mi caso, me apetece compararlas sencillamente porque es lo que tengo más a mano.

HIMYM

HIMYM

De entrada el formato (superflashback desde el futuro) es innovador (o lo fue en su momento). Y además, han creado un estilo propio que se retroalimenta.

El toque sentimental se presupone en una comedia romántica. Pero a veces caen en un dramatismo de culebrón poco saludable.

Una de las cosas más divertidas de HIMYM es que los gags nacen de la propia manera de contar las cosas: los juegos temporales, la voz sarcástica del narrador del futuro, las fantasías… Muchos metachistes.

Afortunadamente, no abusa de actores invitados ni recurrentes (aunque siempre es divertido ver a Alan Thicke). Pero cuando viene alguno, hacen papelones. Geniales Britney Spears y Katy Perry.

Hay personajes estereotipados y un machismo salvaje. Pero a pesar de todo, Barney es divertido.

Acaba de terminar su octava temporada. Las dos últimas ha flaqueado. Caída en picado.

Empate de rasgos positivos y negativos. Aún disfruto de la serie, aunque cada vez con menos esperanzas.

Big Bang

Big Bang

La narrativa es convencional, sin sobresaltos. De vez en cuando meten algún sueño más o menos gracioso.

¿Hay algo de dramatismo en esta serie? Quizá los desprecios constantes entre los personajes, que se quieren poco. Irrelevante. Punto a favor.

Pero en lo que se refiere al humor inteligente… ¡Decepción! El primer chiste del piloto (rubia entoallada ante frikis) es propio de Benny Hill. A veces cae en el humor grueso y a veces, los chistes de frikis no tienen más gracia que el hecho de ser de frikis.

Sobre los invitados, ¿alguien que no sea un científico disfruta viendo a los científicos que aparecen de vez en cuando? Vale, la broma de Will Wheaton y el resto de actores de Star Trek está bien. Pero ya.

Hay personajes estereotipados y un machismo salvaje. Pero a pesar de todo, Sheldon es divertido.

Acaba de terminar su sexta temporada. La integración de las chicas como personajes más o menos fijos le resta frescura y carácter. Pero aún se mantiene.

Ganan los rasgos negativos. Pero la tengo menos vista que HIMYM. Así que seguiré echándole un vistazo.

¿Qué opináis vosotros?

Esta entrada fue publicada en Audiovisual. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s