Escritoras y publicadas

Mi desconocimiento del mundo editorial es casi absoluto. Hace muy poco que me estoy acercando a él por primera vez, de manera que todo lo que tengo ahora mismo son preguntas. La que con más rapidez me ha asaltado surgió del simple gesto de mirar, como lectora, al escaparate de los libros publicados: ¿por qué hay muchos más autores que autoras?

Me resulta especialmente llamativo que así sea, cuando año tras año, las estadísticas de hábitos de lectura y compra de libros (aquí la última) muestran que son las mujeres las que más leen libros. Es decir, por falta de interés no será. Si amamos el libro más que los hombres, ¿es que lo hacemos solo desde el placer pasivo de la lectura? ¿De verdad hay menos mujeres apasionadas por la escritura?

No lo creo. Y aquí no tengo estadística, pero personalmente conozco muchas más mujeres aficionadas a escribir que hombres. Vale, puede que mi mundo sea muy pequeño. Pero si tomamos como botón de muestra el Máster de Escritura Creativa que cursé el año pasado en la Universidad de Sevilla, se podría decir que estamos bastante igualados.

Entonces, ¿qué sucede? ¿Por qué son menos las que llegan a publicar? Es fácil pensar que los textos que se publican son sencillamente los de mayor calidad literaria, pero la calidad no siempre es el factor decisivo para una editorial. Quizá tengan más peso las posibilidades estrictamente comerciales de la obra o el autor. Y en este sentido, puede que un escritor sea más vendible que una escritora, tal como me comentaba hace poco un compañero.

Esto encierra otra pregunta envenada: si somos las mujeres las mayores compradoras de libros, ¿por qué preferimos comprar libros escritos por hombres? ¿Asociamos a los libros escritos por mujeres una imagen de escasa calidad o unos planteamientos y asuntos tópicos apartados de nuestros auténticos intereses? Puede que haya algo de esto. Pero ante todo cabría perguntarse, ¿es cierto que existe esta preferencia o quizá sea que las editoriales “piensan” que existe?

Efectivamente, al hablar de obras publicadas no podemos confundir tendencias de mercado con decisiones editoriales. Es posible que las mujeres compren más obras escritas por hombres, esto no lo sé. Pero eso no explicaría en ningún caso por qué se dan menos oportunidades a las mujeres desde los despachos.

¿Por qué me planteo que la barrera está en los despachos? Sencillamente porque, como decía, hay más afición al libro entre las mujeres. A pesar de todo, algunos todavía piensan que somos nosotras mismas quienes nos ponemos las barreras: quienes elegimos dejar nuestras carreras, o apartarlas al menos, limitarlas un ratito, para entregarnos gozosas a las tareas domésticas y la feliz maternidad, como si lo biológico diera sentido a nuestras vidas y nos hiciera personas (y quien dice esto olvida que también engendran y paren las perras y las vacas, animalitos).

Puede que la barrera esté en los despachos, igual que lo sigue estando en otros muchos sectores profesionales. Puede que incluso sean otras mujeres, editoras, las que toman estas decisiones, igual que en otros muchos sectores profesionales. Y puede que nunca lleguemos a entender por qué, porque no existen razones ni argumentos lógicos, igual que en muchos otros sectores profesionales.

Pero como escritoras solo hay una cosa que podamos hacer: seguir escribiendo. Y quizá no sea posible demostrárselo nunca a quienes nos consideran por nuestra finalidad biológica, pero al menos disfrutaremos de ese momento mágico, indescriptible, que nos ofrece el acto creativo. Como desvelar por un instante los misterios del universo.

Esta entrada fue publicada en Escritura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s